Violeta y Óscar: excelente defensa de tesis

Por Óscar Ureña García
Se veían nerviosos. Estaban por defender su tesis de Maestría. La prisa por ajustar los últimos detalles, las miradas concentradas y las mandíbulas tensas eran los síntomas de la seriedad de ambos. La tensión continuaba para Óscar y Violeta. Ambos terminaban de ajustar detalles: él atendía la computadora y el proyector mientras ella se encargaba de la mesa. “Buenas tardes”, dijo el maestro de ceremonias, José Alberto Gatgens. “Hoy, los postulantes Óscar Estevanovich y Violeta Fernández realizarán la presentación y la defensa de su tesis Comunicación Política y Nuevas Tecnologías: más que un proyecto de participación ciudadana un desafío para el gobierno local de Belén”. Sus rostros estaban inquietos. La mirada nerviosa, pero satisfecha por el esfuerzo realizado. Era un acto solemne y yo estaba ahí, sentado, mientras quería mirarlo todo, recordarlo todo.

A Óscar y Violeta, los conocí en la Maestría en Comunicación Política de nuestra Universidad. Ellos iban bastante avanzados en la carrera, pero fuimos compañeros en dos cursos. Desde que los conocí, trabajaban en grupo y sus presentaciones eran excelentes. Óscar es asesor y experto en imagen institucional en su propia empresa. Violeta trabaja como comunicadora en la oficina de prensa del Banco Nacional y se toma muy en serio todo lo que hace. Así es como los recuerdo a ambos y ahora, están cumpliendo con el último requisito para obtener el título de Magíster.

El maestro de ceremonias presentó al jurado de tesis de grado. Entre ellos: su tutor, el magíster Andrés Mora, quien “nos ayudó mucho y nos guió para que llegáramos hasta acá de la mejor manera”, comentó Óscar. El jurado lo componían los magísteres Leonardo Roque, quien dirigía la mesa calificadora, Pablo Carballo y Esteban Castro, lectores de la tesis.

Óscar Estevanovich y Violeta Fernández en la defensa de
su tesis.
“El planteamiento de nuestra investigación, en términos generales”, explicará Violeta, “es la posibilidad de abrir camino en la comunicación política y la participación ciudadana en los municipios, por medio de estrategias de activaciones digitales y campañas en redes sociales. Esto es posible en municipalidades que tienen su página web y sus propios activos digitales, como lo fue la municipalidad de Belén. Más que una investigación académica es un proyecto práctico. Una propuesta hábil para manejar las nuevas tecnologías a manera de herramientas para la comunicación política”.

Por su parte, Óscar agregó: “Decidimos trabajar en la Municipalidad de Belén con el tema de activos digitales, porque este municipio ha tenido los primeros lugares en los indicadores de progreso, además formó parte de un plan piloto digital de la OEA en el año 2005. Y participa en el proyecto Gobierno Digital en el cual ha obtenido el primer lugar, por la calidad de su página web”.

Su presentación fue ágil y muy puntual. Abordaron todos los aspectos que consideraron importantes. Aprovecharon los 40 minutos que tenían para exponer su trabajo y se centraron en los hallazgos de la investigación.

“De los hallazgos más importantes se resalta que: a pesar de tener una buena página web y ser de los cantones con mejores propuestas digitales, Belén aún no tiene las capacidades ni el equipo para profundizar en una comunicación 2.0, en la que exista una participación activa por parte de los ciudadanos. Eso evidencia que en nuestro país aún nos falta mucho por avanzar en este tema”, comentó Violeta.

“Además, el planteamiento de metas y objetivos en el proyecto, no logra trascender las diferencias políticas del cantón. Y eso es algo que se tiene que resolver”, explicaron en sus hallazgos.

La defensa de la tesis continuaba y, aunque los nervios seguían presentes, iban anestesiándose poco a poco. “Estuve más nerviosa cuando presentamos esta investigación en España”, me dirá, después, Violeta, refiriéndose a la presentación de su tesis en el primer Congreso Internacional de Comunicación Política, llevado a cabo en el Instituto Ortega y Gasset en Madrid, España.

El jurado de tesis de grado compuesto por: Andrés Mora (izquierda),
LeonardoRoque, Esteban Castro y Pablo Carballo.
¿Cómo fue la experiencia de presentar esta investigación en España?, les preguntaré. “En una de las reuniones con el jurado de la tesis”, dirá Óscar, “la Rectora de la Universidad, Helia Betancourt, nos comentó sobre el primer Congreso Internacional en Comunicación Política y Estrategias de Campaña. Nos sugirió que podríamos concursar para presentar nuestra investigación en esta actividad.Nos pusimos a investigar sobre el congreso, vimos los requisitos y valoramos las posibilidades. Decidimos lanzarnos. Enviamos el resumen de nuestra investigación y unos días después nos respondieron de manera positiva. Aceptaron nuestra ponencia”.

“Estar allá”, agregará Violeta, “fue un reto porque exponer una investigación es poner en riesgo las capacidades de quien la hace, es someterse al escrutinio. Además, a nosotros se nos sumaban otras responsabilidades: íbamos en nombre de la Universidad Federada San Judas Tadeo y, junto con otros presentadores de la UCR, éramos las únicas investigaciones de Centroamérica. Eso le agregaba más nervios a nuestra tensión. Pero la respuesta de los participantes fue muy positiva”.
“Recibimos mucha retroalimentación y logramos ajustar aún más la investigación para esta defensa. Estamos muy satisfechos por el viaje a España, porque tanto para la Universidad como para los organizadores del evento, nuestra investigación fue un buen trabajo que merecía conocerse. Y es un logro en conjunto. Es nuestro trabajo, pero sin el apoyo de la Universidad y de nuestro tutor, Andrés Mora, no habríamos logrado nada de esto”, dirá Óscar.

La exposición de la tesis terminó y dio paso a la defensa. Ya sus rostros estaban un poco más relajados. Las miradas no estaban en alerta y los brazos comenzaban a tener movimientos menos rígidos. El jurado de tesis de grado decidió realizar preguntas puntuales sobre la estructura, la metodología y la teoría que se utilizó para realizar la investigación. Ambos estudiantes se turnaban para responder a cada interrogante. Las caras de los jurados reflejaban, al igual que la mía, el asombro por el dominio del tema y la buena manera de responder a los cuestionamientos. Ellos dominaban muy bien su investigación.

Portada de la tesis de Violeta Fernádez y Óscar Estevanovich
que se puede consultar en la biblioteca de nuestra Universidad.
Les preguntaré después: ¿Cuáles fueron los retos más complicados que enfrentaron en este proceso de tesis? “Definir y estar de acuerdo en la metodología que utilizaríamos para realizar la investigación. Ya cuando se tiene un tema definido, objetivos claros y una metodología, todo avanza bien. El problema es definir todos esos aspectos de la mejor manera. Cuando el tutor y resto del jurado aprueban estos puntos, lo demás sigue su curso”, dirá Violeta.

“El otro reto fue el tiempo”, explicará Óscar, “no dejarse vencer y avanzar siempre, al menos un poco por semana. No podíamos darnos vacaciones o permitirnos alejarnos de la tesis. Avanzar y luchar contra el tiempo, es el reto más difícil”.
Luego de las preguntas y las buenas respuestas que dieron en la defensa, el jurado les solicitó que se retiraran del auditorio por unos minutos para que debatieran y definieran la nota final de la tesis. Quise salir con ellos, pero decidí quedarme a ver cómo el jurado debatía. No obstante, al ver los rostros de los profesores, me percaté que había un consenso y parecía ser positivo. Conversaron poco. No había discusiones en la mesa. Sé que dijeron una nota, pero no logré escucharla. Óscar y Violeta estaban afuera. Debí irme con ellos, me dije. Debí salir para ver sus rostros. Cuando decidí salir, los llamaron para que se reincorporaran a la defensa.

Muchos estudiantes de la maestría ya terminaron el Seminario de Investigación 2 y están ajustando sus tesis para presentarlas, ¿qué consejos les darían para esta recta final que termina en la defensa de su proyecto?

Apasionarse de su investigación. Disfrutar la tesis. Cuando es un tema que genera nuevos conocimientos, te haces experto en algo, por un año investigaste sobre el tema y eso te da la capacidad para presentarla, defenderla, responder a las preguntas del jurado. Además, es importante permanecer. No abandonar la investigación. No tomarse vacaciones ni descansos. Desde que iniciamos la tesis, no nos hemos detenido, dirán.

Leonardo Roque (izquierda), Violeta Fernández, Óscar Estevanovich,
Andrés Mora y Esteban Castro en la entrega y firma de la tesis
Óscar y Violeta ingresaron de nuevo al auditorio. La tensión que les quedaba ya no se les acumulaba en los ojos, sino en la garganta. Sin embargo, la mirada estaba tranquila, satisfecha por llegar hasta este punto.  Ambos se pararon frente al jurado y esperaron recibir su nota. Los vi respirar profundo, uno antes que el otro. Ambos suspiraron para exorcizar sus nervios y esperaron el resultado de la manera más relajada, aunque las gargantas se resistían a la tranquilidad.

“Es una excelente investigación y estamos muy satisfechos por su trabajo. Está de más decirles que aprobaron la tesis, y su nota final es un 92”, expresó el profesor Leonardo Roque. “Felicidades, muchachos”. Las sonrisas se elevaron y los aplausos las adornaron. Óscar y Violeta relajaron sus gargantas e inició la alegría de la satisfacción.

“Es de suma importancia realizar una excelente investigación. Eso puede abrir muchas puertas. Nosotros somos tan solo un ejemplo de lo que se puede alcanzar”, concluirán.