“Aquí se aprende la carrera: después hay que salir a vivirla”

Miriam Chacón, nuestra decana de Educación

 

 

Por Lorena Brenes, estudiante de Licenciatura en Comunicación de Masas

“Lo más importante es que los muchachos aprendan y, para lograrlo, se necesita exigencia y disciplina, pero también comprensión”. No han pasado cinco minutos desde que inició mi entrevista con la decana de la carrera de educación de nuestra universidad y ya me siento a gusto. Ella me habla despacio, pausado, sencillo, moviendo sus manos, como para que yo comprenda cada detalle de lo que me cuenta, como si fuera una de sus estudiantes sentada en una clase.

Miriam Chacón es en  realidad profesora de educación física, pero dejó las clases al aire libre, las tenis y la ropa cómoda para convertirse hace 20 años en profesora universitaria, y no de cualquier universidad, sino de una que su madre ayudó a fundar junto con Rodrigo Fournier y Helia Betancourt.  Nora Ramírez de Chacón creó las propuestas para la Escuela de Educación y logró que la San Judas fuera la primera universidad en capacitar a sus estudiantes para integrar a niños con discapacidad  en las aulas.

Calor y sensibilidad humana, esa materia  extra que nos enseñan en las clases de la San Judas, no importa la carrera, es algo por lo que Miriam Chacón se siente orgullosa. Sentada en su oficina me cuenta que como profesora es exigente, a veces severa,  pero también comprensiva y sus estudiantes nunca van a encontrar una puerta cerrada en su oficina y pueden entrar y conversar, así como lo estoy haciendo yo.

La decana, Miriam Chacón, atiende a una estudiante
en su oficina.

Esos  valores que ahora ella trata de inculcar en los futuros educadores, los aprendió de su modelo a seguir, y es cuando me cuenta que su madre fue maestra desde muy joven. En la escuela que inició le dieron el grupo más revoltoso, pero tenía un niño en especial que era muy difícil. Había tenido que repetir el curso porque los maestros no encontraron la forma de que él pudiera aprender. Su madre empezó primero por darle afecto a ese niño y tratar de entenderlo, era todo lo que necesitaba y de esa manera pudo llegar a la parte educativa y hoy, 50 años después, él todavía la visita los días de la madre. Más adelante en nuestra entrevista, me dijo que esa anécdota le hace recordar constantemente la comprensión que debe tener con sus estudiantes y que no todos son iguales ni  aprenden de la misma manera.

Según Chacón, la aptitud y la actitud son necesarias para estudiar cualquier carrera, más que la vocación, sin embargo ella rescata y considera más importante que, en una persona con la actitud correcta para aprender, las destrezas se van adquiriendo en el camino, en cambio la buena disposición viene con cada estudiante.

Hace unos años, como me contó la decana, había una estudiante de la carrera de educación que académicamente le costaba, no sacaba muy buenas notas pero siempre estaba atenta en las clases: no faltaba con un trabajo y tenía esa buena disposición que Chacón busca en sus estudiantes. Tuvo varios problemas personales, no podía financiarse la carrera y tuvo la pérdida de un embarazo. Estuvo a punto de abandonar la carrera. Una vez que se recuperó, la Universidad le dio una beca y le ayudó a ponerle nuevamente en agenda los exámenes. Como me dijo Chacón, ella trata de inculcar a sus estudiantes sobre los valores y calidad  predicando con el ejemplo. “Aquí la Universidad ayuda al que se lo merece”.

La decana, Miriam Chacón, entregando un título en la graduación

Con gran orgullo, me dice que esta estudiante que estuvo a punto de renunciar a sus estudios es hoy una profesional interina en una escuela.

En la última graduación, sin ponerse de acuerdo, los tres estudiantes de las tres  carreras distintas que da la universidad hablaron en sus discursos sobre la calidad humana que les enseñó y les dejó la San Judas. “Esto simplemente me dice que ellos y los demás que pasan por estas aulas serán excelentes profesionales, porque no solamente se debe aprender una carrera, después hay que salir y vivirla y debe hacerse de la mejor manera”.


One Comment

on ““Aquí se aprende la carrera: después hay que salir a vivirla”
One Comment on ““Aquí se aprende la carrera: después hay que salir a vivirla”
  1. Buenísima la entrevista hecha a doña Miriam. Disfruté mucho leyéndola!!!! Dicen que los educadores han de ser educadores sólo si poseen la vocación; y esto porque al trabajar con niños podemos cambiarles totalmente la vida, para bien o para mal!!!. Yo me siento muy orgullosa de ser graduada de la USJT, ya que lo que nos enseñan lo practican y eso es grande y gratificante. En el trabajo del día a día me doy cuenta de las buenas bases que nos dieron en la universidad a nivel integral.

Comments are closed.