Primera Feria de la Salud 2017

Aprender para ayudar

Los estudiantes también aprenden de sus compañeros más avanzados.

En las Ferias de la Salud los estudiantes también aprenden de sus compañeros más avanzados. Verónica Múñoz escucha los consejos de Luis Castro.

 

“¿Cuénteme, cuántos años tiene? ¿Qué le molesta?”, le pregunta la doctora María Fernanda Sánchez a doña Mariela (identidad protegida), que asistía ese 30 de marzo a la primera Feria de la Salud del 2017, evento cuatrimestral organizado por la Facultad de Medicina y Cirugía de la San Judas.

Doña Mariela, una adulta mayor, no pudo llegar por sus propios medios. Su hijo, quien la acompaña, asegura que su madre, que está pensionada por el régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM), tiene varios meses de no recibir la visita domiciliaria que le tienen asignada en el Seguro.

Más adelante, la doctora Sánchez la referirá al departamento de Trabajo Social de la Clínica Dr. Óscar Arias Sánchez, en Rincón Grande de Pavas, para ayudarla a regularizar el servicio que, según su hijo, ha dejado de recibir.

La actividad es una manera de poner en práctica los conocimientos teóricos. La doctora Adriana Rodríguez examina a un paciente bajo la mirada atenta de los estudiantes.

La actividad es una manera de poner en práctica los conocimientos teóricos. La doctora Adriana Rodríguez examina a un paciente bajo la mirada atenta de los estudiantes.

 

En cada Feria de la Salud, los estudiantes de los cursos de Propedéutica y de Atención Primaria Ambiental (APA I, II y III), tienen la oportunidad de entrar en contacto directo con pacientes que sufren diversos padecimientos y realidades sociales como la de doña Mariela, todo bajo la atenta supervisión de las doctoras Adriana Rodríguez y María Fernanda Sánchez.

Marco Zamora lleva el curso de APA I; él considera que esta experiencia con el paciente es fundamental para relacionar y poner en práctica la teoría que aprenden en los cursos académicos.

Por su parte, Verónica Muñoz, que asiste por primera vez, aprende de la experiencia de sus compañeros, como Luis Castro, quien acumula ya tres visitas a las ferias. Estos futuros doctores tienen la oportunidad de atender a doña Mariela y, de paso, en este proceso de aprendizaje, contribuir a mejorar la calidad de vida de estas comunidades.

Estas jornadas sirven también como un espacio de encuentro y cooperación entre diferentes organizaciones que realizan asistencia social en la zona.

De hecho, esta última feria se realizó en el Comedor San Vicente de Paul, de la Parroquia María Reina. Marisol Sánchez, encargada del Área Social de la parroquia, coordinó con Álvaro Camacho, el presidente de la Fundación Mateo Talbot, para que la San Judas pudiera realizar su labor de atención médica en dicho lugar.

Los estudiantes Felipe Azofeifa y Rachela Vega se encargaron de la sección de farmacia durante el turno de la mañana.

Los estudiantes Felipe Azofeifa y Rachela Vega se encargaron de la sección de farmacia durante el turno de la mañana.