Lua Rivera, nuestra  representante en España

“Ayudamos a futuros médicos de acá a conseguir su sueño en la San Judas”

 

Mohammad (izq.) tuvo que afrotnar varios retos

Mohammad Jamal Shatat (izq.) está cumpliendo aquí su sueño de estudiar Medicina. Foto de Sianny Barrantes con fines ilustrativos.

 

  • Todos los cuatrimestres se reciben estudiantes de la península ibérica

Por: Sianny Barrantes Azofeifa

En setiembre de 2016, José María Tapia llegó a Costa Rica para iniciar sus estudios de Medicina en la San Judas. Se enteró de la universidad a través de un paciente que atendió su papá, el cual le facilitó el contacto con Lua Rivera, representante de nuestra institución en España.

“Fue una gran aventura, siempre supone un desafío, el no saber qué te esperará del otro lado del mundo”.

La San Judas ya tiene cinco años ofreciendo el servicio de asesoramiento a españoles interesados en venir a estudiar medicina aquí. Desde orientar a los estudiantes para trasladarse de España a Costa Rica, hasta asegurarse del alojamiento y el estilo de vida que encontrarían al llegar al país, todo eso forma parte del acompañamiento que se les brinda.

‘’Mi figura en España es la de representar a la San Judas: soy como una tutora y les ayudo en todo. Yo soy quien realiza todos los trámites desde acá; ni los papás, ni los alumnos tienen que hacer nada, por lo que les quitamos bastante trabajo a ellos”, expresó Lua Rivera.

Vienen estudiantes de toda España. Rivera dice que hay alumnos de todas las regiones, tanto de la península como de las islas Baleares y Canarias.

Tal es el caso del estudiante Mohammad Jamal Shatat, nativo de Jordania, pero que tiene la nacionalidad española y, desde el 2014, se encuentra en Costa Rica estudiando medicina.

“A través de un amigo de mi padre me enteré de la universidad. Su hijo se encontraba estudiando acá, así que me contacté con él y me dijo que era muy buena idea que yo también decidiera venir y estudiar en la San Judas”.

La expectativa de la U es recibir estudiantes provenientes de España todos los cuatrimestres, así lo afirma la doctora María Fernanda Sánchez, quien, desde Costa Rica, les da seguimiento a todos los estudiantes que llegan aquí.

“Les brindamos dos opciones: ya sea graduarse de la carrera de Medicina y Cirugía o cursar tres cuatrimestres equivalentes a un año, con el fin de mejorar su rendimiento académico y regresarse a España para ser admitidos en una universidad de allá”.

Por otra parte, Rivera y Sánchez se encargan no solo de los trámites netamente administrativos, sino de asegurarse que los estudiantes que llegan a Costa Rica cumplan con ciertos requisitos.

“Ellos pasan por todo el proceso de aceptación por parte de la universidad, se les realiza una prueba psicométrica, entrevistas de orientación y les solicitamos las notas de los últimos dos años del colegio para analizar su desempeño académico”, afirmó Sánchez.

Dedicarse a estudiar es el  objetivo de todos los estudiantes

José María Tapia y Javier Bravo se están esforzando para obtener una buena nota de presentación que les facilite el ingreso a una universidad española.

José María Tapia y Javier Bravo se están esforzando para obtener una buena nota de presentación que les facilite el ingreso a una universidad española.

 

Para la U no solo se trata de traer estudiantes, sino de asegurarse que mientras estén en Costa Rica el proceso de transición no les afecte académicamente, por lo cual el contacto constante con ellos es fundamental.

“Mi lengua nativa no es el español. Eso me generó un inconveniente; sin embargo, los profesores y los propios compañeros me ha ayudaron mucho y, cuando no entendía algo, me explicaban. Sentí un gran apoyo y al final la lengua no fue excusa para lograrlo”, indicó Mohammad.

Según la doctora Sánchez, a los estudiantes a veces les afecta mucho dejar a sus seres queridos y amigos, por lo cual motivarlos a no descuidar su rendimiento es importante.

Así lo afirma Javier Bravo, quien también se encuentra estudiando Medicina en la San Judas.

“Al principio lo tomé como una nueva experiencia y algo positivo; la verdad que lo llevé bastante bien. Según van pasando los meses, la distancia afecta, es lógico, sobre todo por no tener a tus familiares y amigos.  En España es verano, la mayoría de nuestros amigos están de vacaciones, esto te provoca un poco de distracción y se te quitan las ganas de estudiar, pero tienes que volver a centrarte para evitar que las notas se vean afectadas”.

La admisión es clave para regresar a la península ibérica

La U ha tenido un gran éxito posicionando estudiantes en casas de educación superior en España. Eso también se debe a la buena actitud de los estudiantes quienes se enfocan al máximo en sus estudios.

José María, Mohammad y Javier, llegaron a Costa Rica con el mismo objetivo: mejorar su ponderado académico con el fin poder ingresar a una Universidad en España, y gracias al programa que se imparte en la San Judas, los tres lograron su cometido. José María fue admitido en la Universidad Rovira i Virgili en Reus, Javier en la sede de esta misma institución en Tarragona y, Mohammad, en la Universidad Miguel Hernández de la Elche.

“La San Judas les da la oportunidad a chicos que sueñan con ser médicos en España y que por alguna razón no lo han conseguido. Eso es una labor maravillosa, ya que ayudamos a futuros médicos a conseguir su mayor sueño. En España se les han cerrado todas las puertas posibles y en Costa Rica, a través de la U, se las abren”, recalcó Lua Rivera.

Los tres estudiantes consideran que la experiencia de estar en la San Judas les ayudó a entrar en una Universidad en su país.

“De otra manera no hubiera podido ingresar en medicina en España, ya que allí últimamente la nota de corte es demasiado alta y en ocasiones te ves fuera de la carrera por una diferencia milésimas en las notas”, expresó José María.

“En España es muy complicado el acceso a estudiar medicina y, gracias a haber estado aquí un año, he conseguido entrar en una facultad española”, comentó Javier.

Todos concuerdan en que salir de España y venir aquí a estudiar es una buena manera de alcanzar sus sueños y motivan a los que están en el proceso de decidirse.

“La verdad es que puede parecer una locura el hecho de que nos vayamos tan lejos por una carrera, pero si de verdad te gusta medicina, merece la pena seguir tu sueño hasta donde haga falta. Todo esfuerzo tiene su recompensa”, expresó José María.