Simposio en la Facultad de Medicina de la San Judas

Se muestra lo más avanzado en intervención quirúrgica abdominal

Al simposio se hicieron presentes médicos cirujanos de toda la región centroamericana.

Al simposio asistieron médicos cirujanos de toda la región centroamericana. En la foto, el doctor Luis Fernando Arguedas, docente de la facultad, expone sobre las terapias mediante abdomen abierto utilizando la técnica de vacío.

 

Por Rigoberto González Badilla

Fotografía: Andrey Araya Rojas

Realización y edición de video: Michelle Aguilar Gálvez

Cuarenta cirujanos de todo el país y 17 de la región centroamericana se dieron cita en la Universidad Federada San Judas Tadeo con el fin de entrenarse en las más avanzadas técnicas para tratar eventos graves abdominales.

El pasado 5 de agosto, desde las 8 de la mañana hasta las 4 de la tarde, la Facultad de Medicina impartió el simposio “Estrategias de Atención Abdominal con Terapia de Presión Negativa”, el cual contó con la asistencia de cirujanos Generales y de Terapia Crítica, formados tanto en la propia institución, como en diferentes universidades y hospitales de diversas partes del territorio nacional y Centroamérica.

Doctor Pablo Sibaja, decano de la facultad de Medicina y Cirugía.

Doctor Pablo Sibaja, decano de la facultad de Medicina y Cirugía.

Este encuentro tuvo como objetivo mostrar las técnicas más modernas en relación con el manejo exitoso de infecciones en el ámbito abdominal del ser humano, que requieren de intervención quirúrgica inmediata de forma integral.

“Los médicos cirujanos necesitamos cambiar la forma de tratar a los pacientes con complicaciones graves abdominales. Actualmente hay una divergencia profunda de criterio sobre cómo realizar una cirugía y cuál es el tratamiento a seguir para prevenir futuras infecciones. Unos abogan por el uso de antibióticos (que ya algunos no están surtiendo efecto en el paciente), mientras que nosotros nos preocupamos más por una serie de operaciones hasta que el paciente esté completamente limpio después de un periodo de control y observación, salvando así muchas vidas”, afirmó el doctor Pablo Sibaja, decano de la Facultad de Medicina de la San Judas.

El intercambio de conocimientos en el seminario fue un factor clave para ayudar a los pacientes de las comunidades más alejadas de la capital, así como de la región centroamericana.

El doctor Ariel Herrera, jefe del Departamento de Cirugía General y Laparoscopía del Hospital Escuela Manolo Morales Peralta, de Managua, dijo que consideraba “de suma relevancia este tipo de encuentros científicos, ya que los médicos estamos en constante actualización ya que los cambios en el manejo de terapias y tratamientos sépticos, hace que la experiencia e intercambio entre colegas, es sumamente valioso”.

Doctor Edward Guevara, docente de la facultad de Medicina y Cirugía.

Doctor Edward Guevara, docente de la facultad de Medicina y Cirugía.

El evento se dividió en seis apartados, tres que se dedicaron a la parte teórica impartida por expertos en el tema, mientras que los restantes tres desarrollaron sesiones dedicadas a la aplicación directa de las técnicas vistas.

La inducción estuvo a cargo del doctor Edward Guevara, docente de la San Judas y especialista en cuidados intensivos de la Unidad de Terapia Intensiva Quirúrgica del Hospital México. Él dio una explicación del estado de conocimiento del fundamental rol del proceso séptico en el ser humano y sus posibles complicaciones.

Se entiende por proceso séptico a todo aquello relacionado con la limpieza del organismo posterior a una cirugía y sus posibles complicaciones en caso de infección.

El segundo módulo estuvo a cargo del decano. En la primera parte, se refirió a los casos donde se tratan pacientes que han sufrido accidentes que culminan con su abdomen abierto, lo cual posibilita cuadros de infección directa en las vísceras expuestas. En ese caso, los cirujanos deben tener sus estrategias claras y rápidas para salvar la vida de la víctima.

Sibaja mencionó que el abdomen abierto también se utiliza como parte de las terapias de cirugías en las que al paciente no se le sutura inmediatamente la herida después de la operación, sino que más bien se mantiene abierta con una serie de precauciones y condicionamientos previos para limpiarla constantemente y, asimismo, cerrar de forma escalonada, hasta que el paciente está completamente libre de riesgo de infección y futuras complicaciones.

La presión abdominal surge por varias razones que pueden traer consecuencias negativas para el ser humano, entre ellas el sobrepeso y los fluidos excesivos en el organismo.

Durante su exposición, en el tercer módulo, el doctor Luis Fernando Arguedas, del Hospital México, hizo un recorrido sobre las causas y consecuencias de la presión abdominal negativa en los pacientes y las terapias existentes para tratarlo mediante abdomen abierto utilizando la técnica de vacío.

Este tipo de tratamientos traen un ahorro de recursos y tiempo en el hospital. Además, ayuda a la detección temprana de problemas que, al ser abordados oportunamente, reducen la mortalidad.

Doctor Guillermo Villegas, profesor de la facultad de Medicina y Cirugía.

Doctor Guillermo Villegas, profesor de la facultad de Medicina y Cirugía.

Posteriormente, dentro de ese mismo módulo, el doctor Guillermo Villegas explicó el origen de las fístulas en el abdomen, que son malformaciones infecciosas producto de un accidente, lesión, cirugías con técnicas inadecuadas o una infección interna.

En esta etapa, la Terapia de Presión Negativa sirve de mucha utilidad para estabilizar el paciente y poder sanarlo. Este tratamiento es sumamente valioso ya que ayuda a tratar fístulas de difícil acceso o en condición avanzada.

El doctor Sibaja cerró la jornada de charlas con la exposición de un importante avance técnico gestado en el Hospital México: el llamado VAC Instill, procedimiento para tratar a los pacientes con peritonitis, el cual permite mantener abierto el abdomen de la persona durante el proceso de curación sin las complicaciones que son frecuentes con otras técnicas similares. Este brinda más beneficios que otros realizados con técnicas más tradicionales como la Bolsa de Bogotá.

Para ejemplificar la efectividad de la técnica, el decano mostró el caso de una investigación realizada en el hospital Grady, de Atlanta. Mientras que la mortalidad global era del 48% por medio de los métodos tradicionales de abdomen abierto, en el Hospital México, gracias a la nueva técnica, esta cifra bajó al 6.3%, además de reducir sustancialmente la cantidad de días que el paciente debía permanecer internado.

Para la doctora Daniela Donato, cirujana general del Hospital de Guápiles, la actividad fue de mucho aprovechamiento. “Todo estuvo muy bien organizado y las charlas fueron muy interactivas. Este conocimiento nos resulta útil para atender mejor a pacientes complejos con los que tenemos que estar usando la bolsa de Bogotá”.

De la teoría a la práctica

Pero las charlas darían paso a uno de los mayores atractivos de la jornada: la demostración, en modelos biológicos, de cómo preparar e instalar estos dispositivos en la herida abdominal.

A lo largo de cuatro módulos, los cirujanos vivieron paso a paso la experiencia de armado del dispositivo, preparación e intervención quirúrgica para, finalmente, colocarlo en el cuerpo del paciente.

En la siguiente muestra fotográfica, podrá apreciar de cerca este ejercicio práctico:

DSC_0174

????????????????????????????????????

????????????????????????????????????

????????????????????????????????????

????????????????????????????????????

????????????????????????????????????

????????????????????????????????????

????????????????????????????????????

????????????????????????????????????

????????????????????????????????????