Llevamos la Navidad a niños de Pavas

La alegría también puede llevarse como sombrero

 PORTADA

El Comité de Extensión y Acción Social de la facultad de Periodismo y Comunicación, la Representación Estudiantil y los estudiantes del curso de Medicina Comunitaria, se unieron con el fin de que esta Navidad, para los niños de la zona de Finca San Juan, en Pavas, fuera lo que debe ser para todos: una época inolvidable.

En esta parte del distrito más populoso del cantón Central de San José se ubican dos centros, prácticamente uno junto al otro, que atienden a una población infantil en una complicada condición de riesgo social, el Centro de Atención Integral Reyner Forever y la Escuela Finca San Juan.

Según datos de la Municipalidad de San José, Pavas, junto con la Uruca, es el distrito con mayor concentración de pobreza del cantón. A esto se suma una marcada desigualdad, ya que en sus 9 kilómetros cuadrados tiene tanto zonas con una alta plusvalía y una amplia zona industrial como otras con bajísimos índices de desarrollo social, donde se encuentran unos 1285 tugurios que aglomeran a 6245 personas, señala un estudio del Programa Redes para la Prevención del Menor en Riesgo Psicosocial, de la CCSS.

Este mismo programa señala que Pavas es también una zona “donde se encuentran las bandas juveniles más violentas, y la mayoría de los pandilleros son muchachos entre 14 y 20 años, muchos de ellos abandonaron sus estudios y tienen serios problemas de adicción a las drogas, sobre todo al crack”.

Alegría en el Reyner Forever

Los estudiantes y profesores de la San Judas aprovecharon la oportunidad para tomarse una foto con los niños del Reyner Forever.

Estudiantes y profesores de la San Judas aprovecharon la oportunidad para tomarse una foto con los niños del Reyner Forever.

 

Finca San Juan es una de esas zonas deprimidas de Pavas. Ahí se encuentra el Reyner Forever, centro que forma parte de la Red de Cuido y que brinda los servicios de guardería y alimentación a unos  50 niños, con edades que van desde un mes de nacidos hasta los 9 años.

Fue en ahí donde profesores y estudiantes de la escuela de Periodismo ofrecieron una fiesta a este grupo de infantes a los que las alegrías propias de la Navidad normalmente les pasa de largo.

Los docentes del Comité de Extensión y Acción Social, Marta Julia Díez, Gabriela López, Marcela Angulo y Andrey Araya, con el apoyo de Paula Corella, de Recursos Humanos de la San Judas, llevaron a cabo rifas y recolección de juguetes entre la comunidad universitaria.

Además, los alumnos de  Gabriela López, quien imparte  la materia optativa de Teatro, montaron una obra especial para los niños. De esta manera, Víctor Romero, Jonathan Sosa y Gerson Araya, pusieron su joven entusiasmo y creatividad al servicio de la risa de los pequeños. También se sumó la estudiante, Nancy Dobles.

A la fiesta se sumaron  Allen Campos, María José Díez, Daniel Castro y María Fernanda Díez, quienes aunque no son colaboradores de la San Judas, quisieron aportar su tiempo y cariño para los niños.

Según el director del Centro, Aurelio Mayorga, estos espacios son muy importantes para los menores, ya que la mayoría viene de entornos familiares y sociales muy difíciles.

Fiesta de la alegría en Escuela Finca San Juan

xxx y sonia llevaron los juguetes a la Escuela Finca San Juan.

Ana Bogantes y Eugenia París (al fondo, de izquierda a derecha) llevaron los juguetes recolectados por la campaña a la Escuela Finca San Juan.

 

A menos de 100 metros del Reyner Forever, al fondo de una de las alamedas del lugar, se encuentra la Escuela Finca San Juan.

Con una población de 650 niños, llevar a cabo la tradicional fiesta de la alegría es un reto que no siempre cumplen con éxito.

En este centro educativo, según con la directora María Felicia Godínez, los profesores aquí hacen un esfuerzo tremendo para recaudar lo que se pueda con el fin de hacer la fiesta, pero ni los recursos de la escuela ni los de los padres dan abasto, y afirma que aproximadamente 300 niños se quedarían sin lo necesario para un festejo con todo lo que desearían.

Esta necesidad llegó a oídos de la doctora Milagros González, quien se alió con la Representación Estudiantil y los estudiantes del curso de Medicina Comunitaria para llevar a cabo una campaña de recolección de juguetes. También se recaudaron fondos para comprar confites, uvas, manzanas, queques y pizzas, todo con el fin de sorprender a los escolares con una fiesta que superaría por mucho sus expectativas.

Las estudiantes Indira Bueno y Kimberly Bell se encargaron de la minuciosa tarea de llenar decenas de bolsitas con confites, mientras que Eugenia París y Ana Bogantes, quienes están haciendo el internado de Medicina Comunitaria en la Casa de Socorro El Buen Samaritano, repartieron los juguetes entre los ávidos niños.

María Felicia Godínez Prado, directora de la escuela, se mostró emocionada por la iniciativa de la Universidad.

“Los chicos tienen una situación socioeconómica muy difícil. A veces vienen a la dirección a pedir lápices o cuadernos, porque sus papás no pueden sufragar todos los gastos. ¡Pero hoy han estado tan contentos! Esto es como un milagro”.

La doctora González está consciente de esta situación, por lo que reservó parte de lo recaudado en la campaña para hacerle a la escuela una donación de uniformes, que se entregará el próximo año antes de iniciar el curso lectivo.

Vea aquí una selección más amplia de fotografías de las actividades:

Reyner Forever

DSC_0525 DSC_0520 DSC_0401 DSC_0367 DSC_0354 DSC_0352 DSC_0343DSC_0443

DSC_0340 DSC_0321

Escuela Finca San Juan

DSC_0692

DSC_0724DSC_0702 DSC_0705 DSC_0747 DSC_0774 DSC_0782 DSC_0796 DSC_0802