El profesor Guillermo González Campos

Entre el arte audiovisual y la literatura

 

El profesor Guillermo González en una de las presentaciones de su nuevo libro, Literatura y producción audiovisual en Costa Rica.

El profesor Guillermo González en una de las presentaciones de su nuevo libro, Literatura y producción audiovisual en Costa Rica. Imagen es por cortesía de Guillermo González.

 

Guillermo González Campos y Andrey Araya Rojas

 

La relación entre la literatura y el arte audiovisual nació casi desde sus inicios. Ya ha pasado más de un siglo desde que Georges Méliès, el precursor de los efectos especiales y la narrativa en el cine, adaptara algunas de las obras de Julio Verne y Jonathan Swift a la gran pantalla.

Pero ¿qué nos puede decir esta relación acerca de nosotros mismos? ¿De qué manera en nuestro país esta histórica simbiosis es utilizada por las instancias de poder, y otros actores fuera de estas instancias, para transferir los procesos ideológicos y simbólicos de esto que llamamos Costa Rica?

Este es el tema abordado por el libro De tránsitos, imágenes y sentidos: Literatura y producción audiovisual en Costa Rica, recientemente publicado por Guillermo González Campos, profesor de Análisis del Mensaje en la facultad de Periodismo y Comunicación de nuestra Universidad, y el sociólogo Bernardo Bolaños Esquivel, bajo el sello de Ediciones Perro Azul, y que será presentado el próximo lunes 19 de febrero, a las 7 p.m., en el Centro Costarricense de Producción Cinematográfica.

El sociólogo Bernardo Bolaños ha coescrito con González varios artículos sobre la producción audiovisual costarricense.

El sociólogo Bernardo Bolaños ha coescrito con González varios artículos sobre la producción audiovisual costarricense. Imagen por cortesía de Guillermo González.

González también imparte en la San Judas los cursos de Seminario de Tesis I y II de la maestría en Comunicación Política.

La obra hace un recorrido de tipo histórico en el que los autores analizan una gran cantidad de obras audiovisuales hechas con base en guiones que, de una u otra forma, adaptan algún cuento, novela u obra de teatro costarricense.

En este gran ensayo de 193 páginas, González y Bolaños van más allá de cualquier otra investigación sobre el audiovisual costarricense que se haya realizado anteriormente, ya que analizaron la totalidad de documentales de tema literario hechos en Costa Rica a lo largo de su historia fílmica. Al final, estudiaron alrededor de cincuenta obras, tanto de ficción como de tipo documental, con el fin de entender cuál ha sido la evolución y aporte de este tipo de producciones en el país.

El texto es el producto de diversos años de investigación sobre este tipo de materiales e intenta ofrecer, por primera vez, una visión global del fenómeno en Costa Rica. En particular, la obra explica que la adaptación de obras literarias en Costa Rica sigue un patrón histórico que puede dividirse en cuatro periodos.

Un primer periodo abarca casos aislados hechos desde la década de los cincuenta hasta los años setenta.  Luego vendría un proceso de florecimiento sin precedentes de creación de obras audiovisuales basadas en textos literarios, el cual se desarrolla más que nada durante la primera mitad de la década de 1980 y ocurre gracias al apoyo de instancias estatales.

De acuerdo con los autores, luego de este periodo de auge, vendría un periodo de repliegue y crisis que, hasta épocas más recientes, empieza a ofrecer signos de recuperación gracias, sobre  todo, a los replanteamientos estéticos de los últimos años.

El lector encontrará un estudio riguroso de obras audiovisuales que ya se han ganado un lugar propio en el imaginario costarricense, tanto como su contraparte literaria, como La isla de los hombres solos, Juan Varela, Uvieta o Caribe.

PRESENTACIÓN DEL LIBRO