Primera graduación del 2018

La alegría de ser un graduado de la San Judas

Una nueva generación de profesionales está lista para destacarse en el competitivo mercado laboral de hoy. Foto de Stephany Campos.

Una nueva generación de profesionales está lista para destacarse en el competitivo mercado laboral de hoy.

 

-Historias de superación fueron las protagonistas del 11 de mayo del 2018

-Ginés Rodríguez:  “mi hijo Marcelo es universitario porque fui a clases embarazada”

Por Diego Piñar Segura / Fotografías de Stefany Castro González y José Eloy Vargas León

Yo veía  una fila verde de togas y birretes que se unían en sonrisas a lo largo de aquel salón en el Hotel Crowne Plaza.

Tenía en la mano un papel protocolario que me hablaba de un acto formal, pero terminé alargando el día en emotivas historias  que comenzaron años atrás y que concluyeron ese día con un título universitario.

En el salón había 69 graduandos que aminoraban la tensión compartiendo  anécdotas  de su paso por las aulas de la Universidad Federada San Judas Tadeo. A las 2 pm sonó el himno de las universidades  para aquellos bachilleres en Periodismo, Medicina, licenciados en Producción y Realización Audiovisual, así como licenciados  y doctorados en Medicina y Cirugía.

Doctora Helia Betancourt, rectora de la San Judas.

La doctora Helia Betancourt, rectora de la San Judas, exhortó a estos nuevos profesionales a seguir cosechando éxitos académicos para garantizarse un lugar en el exigente mercado laboral.

 

Después del Himno Nacional, la doctora Helia Betancourt,  rectora de la Universidad,  nos  alentó a seguir preparándonos porque “el título universitario es la base para seguir cosechando más grados académicos en un mundo tan exigente”.

Luego, Sebastián Montalvo y yo tuvimos que recitar un discurso en representación de los graduandos.

Montalvo es paramédico en el Benemérito Cuerpo de Bomberos; obtuvo la licenciatura y doctorado en Medicina y Cirugía. Resaltó las vivencias que tuvo como un estudiante en los pasillos, las aulas y la soda de la U.

El graduado de Medicina bajó de la tarima  y entonces me tocó subir a “rezarles algunos versos a los profesores, familiares y alumnos”.

Frente a los graduandos recordaba “aquel enero veraneado cuando me asomé por primera vez a la Universidad”. Aquel 2007 “pensaba que todo iba ser durísimo”,  pero  una voz con acento cubano me dijo “si eres bueno, no”.

DSC_3463 DSC_3488

Sebastián Montalvo y Diego Piñar fueron los encargados de dirigirse a los graduados de esta primera generación del 2018.

Después de agradecerle a mi mamá  por  el esfuerzo que hizo por mí para que yo estudiara, vino la entrega de títulos envueltos en melancolías.

“Fui embarazada a clases”, Ginés Rodríguez

“Mi hijo Marcelo también es universitario y este título también él se lo ganó. Va a cumplir  tres años y, cuando yo comencé a estudiar en el 2015, el asunto era si continuaba o no”, me dijo Rodríguez, quien obtuvo su licenciatura en Producción y Realización Audiovisual.

Los dos primeros cuatrimestres la periodista fue a clases embarazada y tomó una decisión muy sacrificada pero sabia.

“¿Suspendo los estudios o sigo? Yo dije, mejor sigo, así que lo hice hasta el nacimiento de Marcelo, en junio. Yo me esperé 10 años para sacar  la licenciatura… Nunca se va a tener tiempo para estudiar porque el tiempo lo hace una”, dijo la periodista, quien tiene otra hija de 5 años.

Dos generaciones se unen en un abrazo. El doctor Pablo Sibaja (derecha), de decano de la facultad de Medicina y Cirugía, tuvo la alegría de entregarle el título de médico a su hijo, quien lleva su mismo nombre.

Dos generaciones se unen en un abrazo. El doctor Pablo Sibaja (derecha), de decano de la facultad de Medicina y Cirugía, tuvo la alegría de entregarle el título de médico a su hijo, quien lleva su mismo nombre.

 

Después de escuchar a Ginés recordé las  palabras de  Leonardo Roque, director de la licenciatura en Producción y Realización audiovisual.

“Los estudiantes se  comprometen con el plan de estudios con ahínco y seriedad, eso es lo que hace grande a la San Judas”.

“En la primera clase  no tenía un libro con qué estudiar ni dinero para comprarlo”

Por todo el salón fluían las historias que servían de evidencia de ese compromiso, esa vocación de los estudiantes por vencer todos los obstáculos.

Naín Blas Cerdas es uno de los  que  sorprende  con los sorbos de coraje que tuvo que hacer para obtener su título de bachillerato en Ciencias Médicas.

“Hace cinco años, en la primera clase de anatomía, no tenía ni  un libro para estudiar ni dinero para comprarlo. Cuando salí de esa clase lloré porque no sabía cómo hacer con la carrera”, y hace una pausa para exclamar que “la motivación fue mi papá, todo lo terminé a punta de fe”.

El profesor de Periodismo y Economía, Geovanny Esquivel, tuvo la alegría de ver a su hijo, Daniel, convertido en Médico y entregarle él mismo el título.

El profesor de Periodismo y Economía, Geovanny Esquivel, tuvo la alegría de ver a su hijo, Daniel, convertido en Médico y entregarle él mismo el título.

 

Un rato después, durante el coctel, la rectora me contaría  que muchos de los egresados de la U son emprendedores y se van a estudiar a universidades extranjeras, una muestra más del empeño y espíritu de superación de los que pasas por estas aulas.

“Son muchachos que salen muy bien preparados, tiene muchos intereses porque se han diversificado, tienen esa inquietud que alimenta la búsqueda del conocimiento”.

A continuación podrá ver una muestra de fotos del evento:

DSC_0074 DSC_0096 DSC_0099 DSC_0102 DSC_0133 DSC_0137 DSC_0147 DSC_0168 DSC_0174 DSC_0249 DSC_0324 DSC_0355 DSC_0431 DSC_3263 DSC_3583 DSC_3686 DSC_3697

DSC_0494