Entrevista a los empleadores de nuestros graduados y practicantes de periodismo

Johnny Castro, gerente de Comunicación de La República: “Los periodistas de la San Judas marcan la diferencia”

Johnny Castro,nfewofe

Johnny Castro valora la capacidad de adaptación de nuestros graduados a las nuevas tecnologías.

 

Por Andrey Araya Rojas

Realización de video: Stefany Castro González  y Leonardo Roque Pujol

Apenas un año y medio después de haberse graduado como periodista de la Universidad Federada San Judas Tadeo, Johnny Castro Valerio recibió su primer galardón como comunicador: el Premio de Periodismo en Ciencia, Tecnología e Innovación del año 2000, otorgado anualmente por el Consejo Nacional para Investigaciones Científicas y Tecnológicas.

Desde entonces ha seguido escalando en su carrera y actualmente es el gerente de Comunicación del periódico La República. Sobre sus hombros descansa la coordinación editorial de todas las secciones del medio y el apoyo a otras divisiones, como la comercial y, en sus palabras, “hacer cualquier otra cosa que se necesite”.

Todo esto lo hace con una pasión que dice, debería ser consustancial a cualquier periodista. Esta es la misma pasión que ha encontrado en los practicantes y graduados de la San Judas, de quienes nos habla en esta entrevista para 4Ojos, además de contarnos sobre su paso por nuestra casa de enseñanza y la huella que esta imprimió en su vida.

¿Por qué escogió la San Judas para estudiar periodismo?

Es una muy buena pregunta. Recuerdo que en su momento me llegó la recomendación de esta Universidad que había sido fundada por Rodrigo Fournier, una de las figuras del periodismo costarricense. Además, me quedaba muy cerca de mi casa, porque yo vivía en Barrio Los Ángeles, por la parada de Puntarenas. La U antes estaba en el Barrio Don Bosco,  en las instalaciones del Colegio San Judas Tadeo, donde se encuentran ahora esas torres de edificios grandes, en Avenida 10.

¿Cuáles fueron las habilidades, competencias y valores que adquirió?

Recuerdo haber tenido muy buenos profesores. Me pareció importante que eran periodistas de calle. Si alguien me iba a hablar de periodismo radiofónico, trabajaba en una radio; si me hablaba de periodismo televisivo, trabajaba en un noticiero.

Algo bonito que tiene la San Judas es que la mayoría de sus docentes son periodistas que ejercen.

Era una Universidad pequeña, pero con un grupo muy selecto de profesionales en su área. Había mucha cercanía con los profesores, los cuales eran profesionales a quienes admirabas.

Usted recibió un premio muy temprano en su carrera por una investigación relacionada con el mundo de la tecnología. ¿De qué manera ayudó lo aprendido en la San Judas a su trabajo como investigador?

¡Muchísimo! Recuerdo el curso de Métodos y Técnicas de Investigación, que era muy difícil; a uno le sacaba las canas, pero te enseñaban cómo llevar todo el proceso de una investigación.

Antes no había Internet, ahora, por medio del celular, es una herramienta que tenemos en el bolsillo. Yo me suscribía a revistas como News Week o Gatopardo, o iba a la Biblioteca Nacional a buscar libros.

Todo eso me lo enseñaron en la universidad, a estar preparado antes de salir a hacer un trabajo.

¿Cuál es su valoración de los practicantes y graduados que han pasado por la sala de redacción de La República?

Son periodistas que se preocupan por saber de lo que están hablando, que investigan, que son acuciosos, que no les da miedo ir de frente. He recibido practicantes de dos o tres universidades y creo que la San Judas marca la diferencia, sobre todo en la actitud y el conocimiento.

De hecho, aquí mismo, en la sala de redacción, podemos ver a varios estudiantes y graduados nuestros.

La República es una empresa muy dinámica, con muchas áreas de comunicación. Nos hemos diversificado y hay muchas oportunidades de crecimiento. Ahora tenemos producción audiovisual, además de la parte digital y la comercial.

Hemos conformado un grupo muy joven con un promedio de edad de entre los 27 o 28 años. Ayer, en el Día del Periodista, les decía que demostraran su pasión en cada una de sus notas. El periodista actual es un poco menos apasionado, pero los que vienen de la San Judas la tienen.

Por ejemplo, Mariángel Obando vino a hacer la práctica y se quedó. Empezó en el área de últimas horas en el área digital y ahora es una redactora normal con sus fuentes asignadas, además de las últimas horas y un Facebook Life que debe hacer diariamente.

Otro practicante más reciente, Armando Quesada, empezó trabajando con cables de agencias y ya está escribiendo sus propias notas y le acabo de asignar una entrevista importante.

Tenemos el caso de Raquel Rodríguez, una joven graduada de la San Judas y que es nuestra editora web. Estuvo en la parte comercial, luego cubrió notas de negocios y después se especializó en toda el área digital. Aquí la hemos capacitado en cursos de SEO, para optimizar el posicionamiento de la web del periódico.

Y puedo seguir nombrando muchos otros, como Tatiana Gutiérrez, Carolina Murillo, que actualmente es la encargada de comunicación de Bayer. Ella fue compañera de la U y me trajo a La República. Por aquí también pasaron Marcela Cantero, Eduardo Alvarado, Óscar Rodríguez, Reinaldo Martínez.

Ellos tienen esa pasión que sienten por lo que hacen. Además, demuestran conocimiento del manejo de la comunicación a través de las redes sociales.

¿Qué huella han aportado los periodistas de la San Judas a La República?

Los periodistas de la San Judas han venido a dejar esa llamita, esa acuciosidad para cubrir una fuente, para mantenerse en constante crecimiento.

Aquí podrá ver un extracto de la conversación que tuvimos con Johnny Castro: