Lomas del Río, Rincón Grande y Bribri de Pavas

Una feria de la salud para todos

Los niños siempre forman parte de la población de pacientes que son atendidos en las Ferias de la Salud.

Los niños siempre forman parte de la población de pacientes que son atendidos en las Ferias de la Salud.

 

Por Andrey Araya Rojas

Como una de las encargadas, en esta ocasión, del módulo de farmacia, la estudiante Karol Arguedas llevaba un listado con el nombre del paciente, la dosis suministrada y el tipo de medicamento prescrito a cada una de las personas que atendía. El control es fundamental en una tarea tan delicada.

Ella es una de los 30 estudiantes de Medicina y Cirugía de la San Judas que pusieron en práctica sus conocimientos en la última Feria de la Salud, llevada a cabo ayer jueves 19 de julio, en el Salón Comunal Bribi de Pavas, siempre bajo la supervisión de las doctoras Adriana Rodríguez y María Fernanda Sánchez.

Stefany Juarez y

Stephanie Juarez (izq.) y Karol Arguedas fueron las encargadas de suministrar los medicamentos a los pacientes.

 

Esta actividad se realiza cada cuatrimestre y busca proyectar más hacia las comunidades de Lomas de Río, Rincón Grande y Bribri los servicios que se brindan en la Clínica de la Casa de Socorro El Buen Samaritano, también auspiciada por nuestra institución.

Una de las usuarias de la Clínica, Dalia Espinoza, decidió aprovechar la Feria para que examinaran a uno de sus hijos, Joshua, de 4 años, ya que tenía fiebre y ampollas en la boca.

“Me levanté temprano. Llegué a las siete de la mañana y ya había como 12 personas haciendo fila. Siempre vengo porque la atención que dan es muy buena”, dijo Espinoza mientras trataba de mantener quietos a sus tres pequeños, que también aprovecharían el evento para tomarse las medidas de peso y talla.

Los estudiantes registran las constantes vitales de los pacientes, como el peso, la talla, la tensión arterial, la temperatura, saturación de oxígeno, entre otras.

Los estudiantes registran las constantes vitales de los pacientes, como el peso, la talla, la tensión arterial, la temperatura, la saturación de oxígeno, entre otras.

 

Para Juan Domínguez, un joven español que cursa el quinto cuatrimestre de la carrera, esta la fue oportunidad de acumular más experiencia en el trato con el paciente. Él rota los miércoles en el Hospital México y los jueves en la Casa de Socorro, pero estas ferias tienen para él un matiz especial.

 “Me parece una actividad muy productiva porque ayuda a los más desfavorecidos. Me siento realizado porque siempre aprendo algo nuevo. Cada persona es un mundo, viene con un síntoma diferente y requiere un medicamento distinto”.

En esta ocasión, 73 pacientes acudieron a la cita en el salón comunal, donde desde las 9 de la mañana se brindó consulta general, además de tomas de presión arterial, saturación de oxígeno y glicemias, entre otros exámenes específicos.

Además, dos estudiantes de premedicina de una universidad estadounidense participaron junto con los de la San Judas en la atención médica.

DSC_0132

DSC_0157

DSC_0050

DSC_0164