Estudiante y graduado de la San Judas galardonados con Premios del Colegio de Periodistas

 

Armando Quesada

A Armando Quesada (en el centro) le falta poco para terminar el bachillerato en Periodismo, pero ya está marcando su huella.

 

Uno de ellos, Armando Quesada, no ha terminado el bachillerato en Periodismo; el otro, David Ramírez, es ya todo un productor audiovisual.

Aunque están separados por la edad y la experiencia, tienen al menos dos cosas en común: su formación en la Universidad Federada San Judas Tadeo y haber sido galardonados anoche en la entrega de los Premios de la Comunicación del Colegio de Periodistas de Costa Rica (Colper) 2018.

“Este reportaje pone sobre el tapete de la opinión pública un tema que ha sido invisibilizado en los medios de cobertura nacional: la agricultura y su relevancia para la seguridad alimentaria del país. Y lo hace desde un punto de vista novedoso: la falta de relevo generacional que pone en riesgo esta actividad”.

Esta fue una de las razones por las que el jurado decidió darle el Premio de la Comunicación al Estudiante de Periodismo Presbítero Armando Alfaro Paniagua al joven Quesada.

Haga clic sobre la imagen para ver el reportaje:

REPORTAJE ARMANDO

Poco más de un año antes de estar en el auditorio del Colper recibiendo su premio, el periódico Semanario Universidad publicó su reportaje “La Agricultura: Un oficio sin herederos”, como parte de la tercera edición del proyecto Punto y Aparte.

El trabajo arroja una mirada crítica hacia una problemática en la que no solemos pensar cuando nos sentamos a la mesa a comer, y que parte de una tesis clara: “los productores agrícolas de Costa Rica son cada vez más viejos y los jóvenes rurales no parecen tener el mismo interés en continuar con la ocupación de sus padres”.

Para el jurado, la pieza elaborada por nuestro estudiante demuestra un pleno dominio de la estructura del género del reportaje, así como un exhaustivo trabajo de reporteo para recabar los criterios de fuentes expertas y enriquecer el texto con videos y testimonios de los afectados por la problemática, lo que le aporta un rostro humano al problema planteado.

Quesada considera que la realización de este trabajo fue su “bautizo” como periodista. La recolección de la información, el arduo trabajo que se extendía hasta las madrugadas, delimitar la problemática y no perder el enfoque, fueron retos que lo pusieron a prueba; retos para los que afirma haber recibido una buena preparación.

“En la San Judas Tadeo yo aprendí a ser periodista. Fue aquí donde me formé y aprendí lo que significa esta profesión. Cuando «salí a la calle» y vi que estaba preparado para enfrentar los retos del periodismo real, fue cuando me di cuenta de que he recibido una buena educación”, afirma el joven estudiante.

Con su entrevista experimental, David Ramírez quiso hacer un híbrido creativo entre la música, el video y el arte pictórico.

Con su entrevista experimental, David Ramírez quiso hacer un híbrido creativo entre la música, el video y el arte pictórico.

 

Por su parte, David Ramírez, graduado de la licenciatura en Producción y Realización Audiovisual, recibió una mención honorífica del Premio René Picado a la Producción Audiovisual por su entrevista experimental “La sinfonía de las Flores”.

Ramírez produjo la obra el año pasado para el seminario de graduación de la licenciatura, y logró capturar, con el poder de la imagen en movimiento, más otros elementos musicales y pictóricos, el trabajo del artesano Luis Madrigal Aguilera, uno de los últimos fabricantes de carretas típicas costarricenses.

“Ya tenía un bagaje en la producción audiovisual, pero la licenciatura me reafirmó muchos conocimientos. También fue muy valiosa la experiencia de los profesores y el acompañamiento de Leonardo Roque”, explica Ramírez.