Estudiante de Medicina de la San Judas asiste a prestigioso congreso internacional de Pediatría

Johnny Mejías: “no hay que ser médico para aprovechar estas oportunidades”

 

El estudiante de Medicina y Cirugía, Johnny Mejías, durante una de sus rotaciones, en el Hospital México. Foto cortesía de Johnny Mejías.

El estudiante de Medicina y Cirugía, Johnny Mejías, durante una de sus rotaciones, en el Hospital México. Foto cortesía de Johnny Mejías.

 

Por Andrey Araya Rojas

 

Ese gran salón, en la zona 10 del hotel Barceló Guatemala City, relucía con los más prestigiosos especialistas en medicina pediátrica de América Latina y Estados Unidos que se hicieron presentes al XVII Encuentro Internacional de Pediatría, con el lema “El arte del cuidado de los niños”.

Entre los asistentes, mezclado con esos profesionales de renombre, enfundados en sus trajes enteros, se encontraba Johnny Mejías, estudiante de Medicina y Cirugía de la San Judas Tadeo y el único estudiante costarricense entre las 900 personas que se reunieron en ese importante evento durante la última semana de agosto.

“Para orgullo mío y de la San Judas, fui a representar a todos los estudiantes de medicina del país. Me siento muy complacido, porque esta experiencia cambió mi percepción sobre la práctica médica en Costa Rica, la cual está muy avanzada con respecto a la de otros países”, me cuenta Mejías en la soda de la U, con esa acostumbrada expresividad que a veces se le desborda del rostro.

Johnny Mejías (esquina inferior izquierda, de camisa celeste) afirma que el estudiante no debe esperar a graduarse para buscar la oportunidad de asistir a congresos donde pueda ensanchar sus conocimientos.

Johnny Mejías (esquina inferior izquierda, de camisa celeste) afirma que el estudiante no debe esperar a graduarse para buscar la oportunidad de asistir a congresos donde pueda ensanchar sus conocimientos. Foto cortesía de Johnny Mejías.

 

Pero estar ahí no fue fácil. La organización del Encuentro otorgaba solo una beca para estudiantes por cada país de la región. La primera etapa de la elección consistía en realizar un ensayo. Si el texto pasaba el primer filtro, proseguía a la etapa eliminatoria en línea. De ser elegido, se obtendría la entrada gratuita a todas las jornadas de la actividad más el pasaje y el hospedaje.

“Mi ensayo era sobre la realidad de la niñez en Costa Rica. La información documental la busqué en la página web del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) y el Informe del Estado de la Nación. Abordé temas relacionados con la Atención Primaria y las leyes de protección hacia los niños”.

Mejías explica que el Encuentro es un espacio para que especialistas de América Latina y Europa analicen y den a conocer el trabajo que se hace en la región sobre pediatría, especialmente sobre asma, infecciones, alergias, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), y las más recientes investigaciones sobre fibrosis quística en niños.

Y aunque nuestro estudiante no ha llevado el curso de Pediatría, lo avanzado hasta el momento en la carrera lo ha preparado para sacarle el mayor provecho a estas oportunidades.

“La universidad te enseña muchas cosas. Los diferentes cursos te dan un bagaje. Las conferencias las entendí, en gran medida, por lo aprendido en los cursos de Medicina Interna, por ejemplo, que te permiten reconocer los problemas respiratorios, la EPOC, así como toda la fisiopatología del asma, que en cierta medida se enfatizó en el congreso”.

Gran parte del conocimiento adquirido es muy útil en las realidades cercanas que viven en Costa Rica los estudiantes de Medicina de la San Judas.

Al XVII Encuentro Internacional de Pediatría asistieron como ponentes los más reconocidos profesionales del continente en esta especialidad. Foto cortesía de Johnny Mejías.

Al XVII Encuentro Internacional de Pediatría asistieron como ponentes los más reconocidos profesionales del continente en esta especialidad. Foto cortesía de Johnny Mejías.

 

“Nuestro país es muy alérgico, ya que como trópico húmedo tiene características que hace que los niños padezcan mucho de asma y otros problemas respiratorios. Cuando vienen los cambios de estación, usted ve los salones del Hospital Nacional de Niños y las salas de emergencias saturadas de infantes con asma y alergias. Y, precisamente, los problemas respiratorios son muy frecuentes en la población infantil que atienden los estudiantes de medicina en la Clínica de la Casa de Socorro”.

Para Mejías, asistir a estos encuentros no constituye solamente una ocasión para adquirir conocimientos actualizados, sino también para hacer contactos profesionales.

“Conocí al doctor Luis Chavak, del Hospital Roosevelt, de Guatemala. Me invitó a ir en diciembre  para hacer una pasantía durante las vacaciones, para que los ayude y los apoye en los temas de pediatría. Además, como parte de la beca, llevé un taller sobre pediatría y patologías respiratorias en Antigua, Guatemala”.

Mejías sigue hablando con emoción de sus experiencias, pero, entre todo, recalca su deseo de que otros estudiantes de la San Judas tengan esa posibilidad de participar en actividades de este tipo como parte de su proceso de formación, que se atrevan a competir e ir a conocer cómo están trabajando sus futuros colegas.

“No hay que ser médico para acceder a estas oportunidades de crecimiento. Como estudiante podés conocer la realidad internacional y, a partir de eso, hacer cosas mejores por la medicina de este país”.