Segunda graduación del 2018

Lo que antes era sueño ya es ahora realidad

TIRA DEL BIRRETE FOTO GRUPAL

Por Andrey Araya Rojas

Fotografías y realización de video: Michelle Aguilar Galvez y Stefany Castro González

A ambos los he visto en los pasillos de la San Judas, a Rita Valverde y a Jorge Piza, con sus libros y las prisas propias de esa urgencia de los que construyen un sueño que, el pasado lunes 26 de noviembre, en la graduación, se convirtió por fin en un pedazo de realidad.

Ellos, estudiantes de Periodismo y de Medicina, respectivamente, son los encargados de dar el discurso en nombre de los 50 graduandos que pronto recibirán un título que se constituye como llegada, como un punto de partida, el peldaño desde donde pasarán a sus vidas profesionales.

Afuera del Hotel Crown Plaza, el sol de noviembre trae consigo un diciembre adelantado. Adentro, el ambiente festivo de los graduandos se combina con sus nervios: esas paradojas de la felicidad.

Los colaboradores de la San Judas ayudan a los estudiantes a ponerse las togas, los birretes, las becas (cinta distintiva de este tipo de ceremonias). Llevan seis meses preparando el evento. Es ese trabajo invisible que garantiza que todo funcione correctamente el día y la hora indicados.

Unos minutos después, la doctora Helia Betancourt, rectora de la institución, reconocería el valor que tiene para el futuro del país, cada uno de los que, en breves momentos, saldrán al campo laboral como periodistas, médicos, productores audiovisuales o educadores.

“Podríamos decir, parafraseando a Castro Madriz, que a partir de la mediados del siglo XX, la educación nos llevó al reinado de la razón, lo que nos colocó por muchas décadas, a la cabeza de la región en los resultados de índices de desarrollo humano”.

Jorge Piza recalcó la importancia de cada uno de los actores que intervienen en el proceso de formación profesional.

Jorge Piza recalcó la importancia de cada uno de los actores que intervienen en el proceso de formación profesional.

 

Después, Jorge Piza se dirige a los que ahora son sus colegas de profesión, pero con un mensaje que atañe a cada uno de los presentes.

“Ser médico se trata de ser un humano integral, es ser agente de cambio. Es una maratón en la que no corres solo, porque alrededor están tus profesores, tus compañeros de clase, tu familia”.

Ahora es Rita Valverde la que sube al podio. Aunque es hasta este momento que recibirá su título de periodista, ella supo aprovechar las oportunidades que le brindó ser estudiante de la San Judas y desde hace un par de años trabaja como reportera en Semanario Universidad.

Está nerviosa, pero en sus palabras vuelca el aplomo, la pasión, el agradecimiento y el cariño de una joven que se ve a sí misma como una persona en constante construcción.

El mundo está hecho de palabras –decíamos–, y por ellas pasa ahora su papá, el que se levantaba todos los días temprano para ir al trabajo. Por ellas pasa su mamá, costurera incansable que le aconsejó estudiar en la San Judas porque escuchaba que “los mejores periodistas salen de esa Universidad”.

La ahora periodista titulada dio un emotivo discurso en el que agradeció a todos los que la apoyaron y guiaron en su carrera.

La ahora periodista titulada dio un emotivo discurso en el que agradeció a todos los que la apoyaron y guiaron en su carrera.

 

Las palabras, que son como la vida –decíamos–, nombran ahora a sus profesores, a sus compañeros, sus mentores. Habla de esa alegría profunda e inexplicable de quien se sabe en un sueño y descubre que ese sueño se va pareciendo a la realidad.

“A todos los profesores les doy las gracias por haber contribuido en nuestra formación. Los aprendizajes quedarán para toda la vida y otras generaciones estarán atentas a empaparse de todo lo que ustedes nos enseñan”.

Sus palabras emocionan porque están cargadas del mismo sentimiento de realización que ya miles de profesionales han sentido desde aquella primera graduación de la San Judas, en febrero de 1996, cuando los sueños que comenzaron a incubarse en la San Judas –decíamos– se hacen ahora la realidad.

Vea aquí un video con parte del ambiente vivido durante la graduación: