“No es sólo cuestión de estética”

Un reportaje de calidad

“No es sólo cuestión de estética”

Foto 3

 

Por Sharon Villalobos González

A las mujeres que, producto de un cáncer tienen que aplicarle quimioterapia, se les cae el cabello y, con el cabello, se les cae buena parte de ese sabor de optimismo que puede tener la vida. Es difícil, por esta razón,  para las que tienen que atravesar por esta circunstancia, verse en el espejo. No se reconocen. Y no es solo por cuestión de estética. Es porque hay algo de identidad, de autoestima, que se pierde. O, en los casos más graves, de esperanza incluso que se pierde.

Pero esa situación frente al espejo puede cambiar.  Eso lo saben bien Michelle Aguilar,Nancy Alfaro, Yahaira Barberena, Fernanda Hidalgo, Stephanie Cerdas y Sofía Cruz. Ellos son estudiantes bachillerato  del curso de  Periodismo Televisivo que imparte el profesor José Mario Guzmán.   Ellos no solo vieron con claridad cómo, en Costa Rica, con pelucas de pelo natural,  se logra que pacientes que estaban un momento doloroso pasaran al optimismo.

Y para que el mensaje pudiera llegar a todos (y a todas, por supuesto) y se tradujera en nuevos de  donantes de cabello, se propusieron hacer  un reportaje televisivo de cinco minutos que,  como trabajo final del curso, nos muestra, por un lado,  el conocimiento y la calidad alcanzada. Y por otro, la visión ya profesional y la sensibilidad con que este grupo de estudiantes logra comunicar  una problemática social y humana.

José Mario1El profesor José Mario Guzmán: “Este es un trabajo que estuvo muy bien ejecutado y a lo largo del curso se le dan todas las herramientas a los estudiantes para que realicen los trabajos audiovisuales: la nota informativa, la entrevista y el reportaje. Sin embargo, queda en la creatividad, en la responsabilidad y en el sentido periodístico de cada grupo  poder lograr trabajos que sobresalgan y que vayan más allá de una simple nota final. “No es sólo cuestión de estética” muestra un tema muy novedoso, la gente está muy interesada en qué es lo que pasa con las personas con cáncer y ellas acertaron al hacer ese reportaje.”

Los estudiantes:

¿Cómo nace la idea de abordar el tema?

Sofía: Yo me corté el pelo para donarlo. Entonces, a raíz de eso, yo les dije a mis compañeras que cuando fui, la señora que me atendió, me agradeció y me comentó que se necesitan ocho personas que donen más de  25 centímetros de cabello para hacer una peluca. Acá en Costa Rica sólo existe una persona que las hace:  fue un reto contactarla, porque las fundaciones recaudan el cabello y lo envían a Estados Unidos para que se elaboren las pelucas. La idea de nosotras era mostrar en el reportaje todo el procedimiento.

¿Cómo acordaron llegar a ese enfoque?

Fernanda: La idea era evitar hacer el típico reportaje sobre el cáncer: con lágrimas y con lástima. Decidimos abordarlo desde el cabello, desde la pérdida del cabello,  y cómo las pelucas influyen en la vida de las mujeres con esta enfermedad. Nuestra compañera Nancy nos habló del tratamiento oncológico y psicológico. En ese momento nos  planteamos los objetivos y enmarcamos toda la idea de lo que íbamos a hacer.

¿Cómo manejaron las fuentes?

Nancy: Yo hice contacto con la Fundación Elige Vivir y ellos me facilitaron el contacto con doña Marta que, a su vez, nos puso en contacto con doña Vera. Ellas, las pacientes, nos ayudaron muchísimo y fueron súper amables. El video les gustó mucho. Sin el apoyo de la Fundación y sin doña Marta y doña Vera, nuestro reportaje no hubiera quedado como quedó. Ellas fueron la clave.

Stephanie: Descubrimos el número de la señora que hace pelucas en una publicación de La Nación de 1990 y logramos contactarla. De hecho le faltaba un dígito y dichosamente solamente agregamos el 2 adicional y ella, con mucha amabilidad, nos atendió.

¿Principal reto?

Nancy: El que nos dio el profesor: lograr que las pacientes de cáncer se quitaran la peluca frente a la cámara. Para nosotras fue muy difícil pedírselos. Me voy a explicar: quitarse  la peluca para ellas debe de ser como quitarse la blusa o verse desnudas. Pero ellas nos dijeron:  “Voy hacer lo que sea porque yo quiero contar mi testimonio”.

¿Cuál fue la evaluación que recibieron de parte de sus compañeros y el profesor?

Yahaira: Solamente recibimos críticas constructivas. La frase más común de nuestros compañeros fue: “Excelente trabajo; no tengo nada que decir”.  Y nos aplaudieron. Nuestro objetivo era obtener un 30, la nota máxima,  y lograrlo fue la mayor satisfacción. Además, una de las estudiantes tuvo una reacción muy emotiva por el mensaje del reportaje y eso nos hizo sentir muy bien.

¿Principal logro?

Stephanie: Logramos que la gente se identificara, ya sea por una tía, por la mamá, una hermana, etc… Y además, logramos una forma de hacer conciencia para que las mujeres se realicen el examen de mama o que en general se preocupen más por su salud. Logramos, también abordar muchas temáticas con una pequeña pincelada, para evidenciar muchas realidades que viven estas mujeres: como el impacto emocional, físico y hasta económico al mostrar que no todas las mujeres tienen acceso a una peluca de cabello natural.FotomuchachasDocumental

¿Cómo decidieron poner el título al audiovisual?

Michelle: Porque en el reportaje, Vera, una de las señoras, dice que “no sólo es cuestión de estética”. Entonces esa frase caló en nosotros. Normalmente decimos que yo me arreglo el cabello, lo seco, lo aplancho o lo tiño, lo que sea. Pero para ellas la peluca va más allá. Les ayuda a sentirse bien y ser ellas de nuevo.

El trabajo en equipo, ¿cómo lo resolvieron?

Sofía: Nosotros teníamos estructurado en el papel todo el guión. Cada plano, cada toma y cada detalle. Antes de grabar nos asegurábamos de revisar el enfoque y que no se repitieran los encuadres. Pero el trabajo en equipo fue la clave. Es decir, sin el carisma de Michelle y Stephanie para hacer las entrevistas, no se hubieran logrado las declaraciones que obtuvimos. Sin el manejo de sonido que realizaron Fernanda y Yahaira, tampoco. Sin Nancy y sus contactos, ¡ni hablar! Y bueno, yo estuve en la elaboración del guión. Cada una realizó su trabajo muy bien.

¿Qué les dejó el reportaje personal y profesionalmente?

Nancy: Creo que me dejó ganas de ahondar más y de acercarme a las personas. Esas dos mujeres nos abrieron el corazón y pudimos ver lo mejor de ellas. Nosotros tratamos de no dar lástima y, personalmente, espero nunca aprovecharme de una situación ajena y dolorosa de alguien. Yo quiero que eso sea lo que marque mi trabajo de aquí en adelante.

Michelle: Yo aprendí que por más feas que se presenten las situaciones, uno siempre se debe levantar. Aprendí a ser más humana. Hay que sensibilizarse con las personas y ver más allá de lo que los demás ven. Nos dejó una enseñanza demasiado grande.

Fernanda: Este reportaje engloba todo un proceso de aprendizaje y de técnicas. Aprendimos a trabajar en equipo, a escuchar todas las ideas, porque todas son importantes. Aprendimos a ceder, lo cual es una clave para trabajar en grupo. Gracias a eso es que tenemos este reportaje.

Stephanie: Fue impactante para mí. Me dio un valor de no darme por vencida a pesar de las condiciones y no caer. Nosotros abordamos el tema de las pelucas desde un enfoque claro, pero nuestro aprendizaje supera los 5 minutos que dura el audiovisual.

Yahaira: Ver a esas mujeres luchar contra el cáncer es de admirar. Yo tuve una tía así. Y la primera vez que la vimos sin cabello tuvimos que afrontar la situación para transmitirle a ella valor y  fuerza para seguir adelante.

Sofía: A mí me dejó el compañerismo y la amistad. Me enseñó a escuchar las opiniones de las demás. Durante la grabación yo me centré en la parte técnica y no me enteré de nada de lo que pasó durante las grabaciones. Cuando edité en mi casa lloré al ver las historias de esas señoras. Aprendí a que tengo que poner atención y sensibilizarme también con lo que estoy haciendo.

Y bueno, ahora veamos el reportaje: