Una noche para los que enseñan a enseñar

La decana de la Facultad de  Educación, MSc. Miriam Chacón, dirigió unas emotivas palabras hacia los docentes.

La decana de la Facultad de Educación, MSc. Miriam Chacón, dirigió unas emotivas palabras hacia los docentes.

  • Estudiantes de la Facultad de Educación de la San Judas rinden homenaje a sus profesores

Cobertura periodística y fotográfica por Irene Cabezas Zamora.

 “Desde el inicio teníamos como meta que fueran las mismas estudiantes las encargadas de hacerle un tributo a sus profesores. Y fue la mejor estrategia, pues la actividad estuvo preciosa”, diría, al término de la actividad, la máster Miriam Chacón, decana de la facultad de Educación de nuestra universidad.

La decana se refería a la “Noche para Educadores”, primer evento organizado por el Comité de Educación de la facultad. Esa especial noche de junio estuvo dirigida a resaltar la excelente labor que realizan sus profesores en nuestras aulas universitarias, donde inspiran a los estudiantes a cumplir su sueño de ser maestros por medio de un aprendizaje integral.

Angélica Hernández, Andrea Mejías y Maricela Chacón, estudiantes del bachillerato con énfasis en I y II ciclos, son las integrantes del Comité.

“El Comité de Educación nació como una necesidad de sentirnos y vernos en la universidad como facultad. Somos el pilar de todas las carreras de nuestro país. Formamos a los niños y ellos son el futuro”, comentó Hernández.

En el orden usual, Miriam Chacón, Andrea Mejías, Angélica Hernández y Maricela Chacón.

En el orden usual, Miriam Chacón, Andrea Mejías, Angélica Hernández y Maricela Chacón.

 

 “Me parece una actividad excelente y es un gran reconocimiento a los que tienen la vocación de educar por y para los niños. En definitiva, espero que realicen muchas más como esta”, expresó Geovanny Rodríguez, profesor del curso de Legislación Educativa.

Claro que la presencia infantil no podía faltar. La niña Camila Lépiz, quien ha participado y ganado en concursos de canto a nivel circuital y cantonal, animó al público con sus cantos de alabanza a Dios y los aplausos no se hicieron esperar.

Después, las hermanas Monserrat y Valentina Cabezas compartieron su talento con una hermosa interpretación de dos temas en violín.

Seguidamente, el escritor nacional, Esteban Alonso Ramírez, deleitó a los presentes con la lectura de algunos de sus poemas favoritos, en los que trata temas del amor y el entorno familiar.

La noche continuó con el cantautor costarricense, Rush Álvarez, quien inyectaría al público con su carisma y la energía positiva de sus letras originales y covers de temas populares, como “Celebra la vida”, más un repertorio del grupo Gaviota, que el público agradeció coreando con esa emoción que solo dan los recuerdos entrañables.

Camila Perozo, estudiante del Bachillerato en Educación Preescolar, compartió con los presentes un emotivo testimonio sobre cómo llego a estudiar educación y su trabajo voluntario como maestra.

Ella resaltó la importancia de mantener el amor por la profesión que estudia. Ante un auditorio cautivado, contó que implementa todos los conocimientos que va adquiriendo en la San Judas con los niños vecinos del Puente de los Anonos, en Escazú, por medio de la organización sin fines de lucro Lifting Hands.

“Trabajar con niños es una bendición. Un día me planteé hacer una actividad sin que ellos se percataran. Les pregunté: ¿Qué sería para ustedes un país de fantasía? Comparé sus respuestas con lo que me decían los adultos. Estos últimos hablaban sobre dinero, tener un trabajo estable, poder pagar el alquiler. Pero las respuestas de los niños me inspiraron. Me decían, por ejemplo: que siempre esté conmigo mi papá y mi mamá, poder ser un pájaro, ser una princesa, ver una estrella fugaz, visitar a mis abuelos. Esto es una profesión hermosa”, expresó emotivamente la estudiante.

La noche continuó y el Medio Oriente inundaría de emociones el salón con una presentación de baile de Teresita Vargas Alvarado, quien hipnotizó al público con su belly dance o danza del vientre.

Mariana Sandoval, próxima a graduarse de la Licenciatura en Educación Preescolar, compartió su inspiradora historia de vida.

Sus problemas de salud y de tener una lesión permanente en sus piernas que le impide caminar, no fueron obstáculo para seguir estudiando e incluso ejercer como profesora en la práctica profesional, experiencia que disfrutó y confirmó su vocación por la enseñanza.

“Lo primero que me preguntó mi familia fue: ¿cómo vas a ser maestra, Mariana? ¿Cómo vas a poder atender niños que corren, que no se quedan quietos? Son los miedos normales, pero ellos nunca dejaron de apoyarme porque sabían que ser maestra era mi sueño. Vale la pena seguir adelante. Esta profesión forma personas, forma vidas. Yo les digo, anímense a estudiar. ¡Mírenme a mí!”, remató Sandoval en su efusivo testimonio.

Los profesores tampoco podían dejar de mostrar sus talentos. El profesor de música de la facultad, Abraham Arias, contagió al auditorio con el ritmo salido de su guitarra y su voz. Él interpretó temas de Mercedes Sosa, Silvio Rodríguez y Víctor Manuel, provocando que el público los siguiera con palmas y emoción por los populares temas.

El docente Abraham Arias mostró su talento musical.

El docente Abraham Arias mostró su talento musical.

 

“Esta es una gran iniciativa. Estamos recordando que la vocación es fundamental para ser docente y es lo que proyectamos nosotros en las clases”, destacó la máster Lisbeth Arce, profesora del curso Práctica I.

Para los estudiantes de la facultad, el sentimiento de unión se percibe y esto lo proyectan a la hora de ejercer como docentes en sus trabajos o práctica profesional, en el que se convierten en mamás, consejeras, hermanas o incluso “ángeles” para esos niños que comparten con ellas en las aulas.

“Cuando trabajaba en un kínder, una de mis alumnas se cayó y yo la ayudé con su herida. Sabía que la curación le iba a doler un poquito ya que era una niña pequeñita. Entonces le dije: Yo sé que te va a doler un poquito, pero teacher Andre te va a ayudar para que no te duela. Cuando salió a jugar, las demás alumnas le preguntaron si le dolía y la niña contestó que no, que teacher Andre la curó dulcemente”, compartió Andrea Mejías.

Para cerrar la noche, se proyectó un video en el que se animaba tanto a estudiantes como profesores a continuar con su labor de enseñar y enaltecer la noble labor que tienen en sus manos.

“Somos mamás, consejeras, doctoras, de todo. El maestro debe no solo tener la vocación, debe tener entrega y amor por la carrera. Debe entender que muchos niños vienen de hogares y necesidades diferentes y que no todos aprenden igual y entregarse a los niños”, expresó Maricela Chacón.

En la intervención con la que terminó esa “Noche para educadores”, la decana destacó la importancia de este tipo de actividades como reconocimiento de los estudiantes hacia sus profesores, demostrando así que la facultad de educación busca el aprendizaje integral de sus alumnos, quienes serán los futuros profesionales.

El Comité de Educación está organizando otro evento, esta vez para celebrar la Anexión del Partido de Nicoya. La actividad se realizará el martes 26 de julio, un día después de la conmemoración oficial.