Toma de peso y talla en Jardín de Niños y Niñas Lomas del Río

Cuando la salud viene de la mano con la risa

El juego interactivo con los niños es una manera de hacerles más amena la toma de medidas.

El juego interactivo con los niños es una manera de hacerles más amena la toma de medidas de peso y talla. En la foto, Felipe Azofeifa (izq.) y Mohammad Jamal Shatat bromean con los preescolares.

 

Por Andrey Araya Rojas

“Yo a los niños les hago una danza, les canto, les enseño cómo lavarse las manos, juego con ellos. Hago todo eso para que se tranquilicen, porque muchos vienen con miedo, pero cuando juegas con ellos están a gusto”, dice el estudiante de Medicina y Cirugía español Alberto López, después de hacer que unos preescolares le perdieran el miedo a la báscula, el pasado viernes 23 de junio.

La toma de medida de peso y talla se realiza cada cuatrimestre en el Jardín de Niños y Niñas Lomas del Río, en Pavas. En cada visita, los estudiantes de Atención Primaria Ambiental I, II, III (APA I, APA II y APA III) y Salud Pública atienden un promedio de 100 niños, todo bajo la supervisión de las doctoras María Fernanda Sánchez y Adriana Rodríguez.

Los futuros médicos deben enfrentarse a esos pequeños pacientes que aún no dimensionan la relevancia de las medidas que les toman, las cuales se trasladan al centro educativo para llevar un control individual y detectar si hay casos de bajo peso, sobrepeso o una altura menor de la que deberían tener a su edad.

En esta ocasión, la toma de medidas permitió detectar una alta incidencia de obesidad en los menores. Por eso es fundamental dar seguimiento a estos indicadores por medio de este tipo de visitas al centro educativo.

La mística y alegría son fundamentales para realizar con éxito actividades como estas.

La mística y alegría son fundamentales para realizar con éxito actividades como estas.

 

Pero ante el llanto y la inquietud que puede provocar en los pequeños aquella actividad, los estudiantes de Medicina de la San Judas suelen aplicar una buena dosis de juego.

Pin pong es un muñeco

muy guapo y de cartón.

Se lava la carita

Con agua y con jabón…

Les canta Felipe Azofeifa a los inquietos infantes que esperan su turno para ser llevados al espacio donde les tomarán las medidas.

“¿Qué sigue? ¡No me la sé!”, confiesa, y con esto logra despabilarles la risa a los pequeños.

Geiner Salazar, quien tiene un cuatrimestre de estudiar en la San Judas, piensa en su hijo de año y medio cuando ve a uno de estos niños.

“El tener hijos te enseña a tratarlos. Hay que ser muy amigable con ellos para crear una cercanía, porque si te ven como un doctor ponen una barrera. Hay que aprender a interpretarlos, porque muchas veces no saben expresar lo que sienten como lo haría un adulto”.

Natalia Pérez, maestra del centro educativo, percibe que el trato que brindan los estudiantes de Medicina hace la diferencia con los niños.

“Tienen mucha empatía con ellos. Además, van más allá de la parte médica: interactúan, les hablan de cosas que les interesan. Definitivamente, el trato que les dan los ayuda bastante para que los niños cooperen con la toma de medidas”.