El diferencial de la formación: la responsabilidad al comunicar

Una periodista que se codeó con la élite de la moda en Europa, un periodista que colocó su voz propia hasta en Teletica y un periodista que lanzó su hit por encima del muro hasta Estados Unidos. ¿Qué tienen en común además de su profesión? Todos son egresados de la Universidad San Judas Tadeo.

Por Fernando Francia, para 4ojos

 

Sus historias son distintas: distintos orígenes, distintas motivaciones y distintas inquietudes, pero tienen en común haber pasado por las aulas de la Universidad San Judas Tadeo para estudiar periodismo y profesionalizar su comunicación.

Son conocidos en el mundo de la comunicación porque han dirigido sitios web, programas de radio o televisión o producciones en medios masivos y sus productos informativos llegan a miles de personas.

Rodrigo Villalobos comenzó siendo casi un niño en Recreo Grande, que luego se transformó en RG Elementos de Teletica Canal 7. Varios años después decidió estudiar lo que amaba.

Ariana Fernández estudió periodismo y aunque tuvo un paso por los medios tradicionales, nunca quitó la vista de su sueño: informar sobre moda. Por eso creó su propio sitio web, closethispano.com, y se especializó en el mundo de la moda en España y otros países.

Jorge Vindas comenzó en radio por ese afán de decir que sí a toda propuesta; entró a medios consolidados y luego creó un programa especial para internet que pasó a la televisión continental; entretanto se profesionalizó y entendió cuál era su objetivo.

Tres historias hilvanadas en un  foro (https://www.facebook.com/usanjudas/videos/2518702078444403/)transmitido por la plataforma Zoom a toda la comunidad estudiantil de la universidad y más allá.

El objetivo de la Universidad era transmitir historias de tres conocidos profesionales para mostrar a los actuales estudiantes que hay muchas posibilidades en el mercado para desarrollarse profesionalmente, ya sea en medios tradicionales, emergentes o emprendiendo sus propias iniciativas, pero especialmente en las «Nuevas Perspectivas de la Comunicación Digital», nombre del foro transmitido en vivo a centenares de personas.

Los tres profesionales comunicadores compartieron sus experiencias laborales, para luego contar cuáles son los retos y las perspectivas de la comunicación digital.

 

Casos de éxito

Ariana Fernández hizo su práctica profesional, exigida en el Bachillerato en Periodismo de la Universidad San Judas Tadeo, en el área de deportes de un canal de televisión. Le gustó, pero no le apasionó y pasó a trabajar en revistas especializadas en moda y deportes.

“Me decidí y me mandé al agua”, dijo Ariana ante la mirada atenta a la pantalla de sus contertulios.

Así comenzó una aventura en medios digitales que la llevó a sus pasiones: la moda. Ahora trabaja en diversos países, escribiendo o produciendo sobre moda, siendo representante de marcas y es una reconocida periodista especializada que se codeó con los mejores en Europa.

Además, Ariana decidió escribir un libro como un producto de su sitio web. En «Cómo vestir el alma», la periodista relata historias personales y la forma de sobrellevar situaciones críticas en la vida para poder salir a la calle en forma positiva. Ahora es bloguera, periodista y escritora.

Jorge Vindas ha recorrido los medios de forma distinta. Tocaba batería y lo llamaron para ser invitado a un programa de radio como entrevistado. Era un muchacho de colegio y le apasionó la comunicación. Se quedó con el programa y tenía que reunir una suma importante para mantener el programa en la emisora.

Aunque lo pudo hacer, decidió que prefería trabajar en una emisora consolidada e hizo dos castings casi simultáneos. Finalmente recorrió por varias emisoras y televisoras, hasta que, finalmente, dio en el clavo. Se transformó en su propio productor y generador de contenidos para sus propias iniciativas y para diversas marcas.

“Ahora me relaciono más con agencias de publicidad que con periodistas”, dice.

Mientras estaba en medios tradicionales no podía realizar los trabajos que quería hacer; el formato tradicional no le ayudaba. Finalmente, manteniendo su trabajo en la radio decidió crear un programa para internet, «Mi bucketlist», de ocho minutos. El producto gustó a la televisora dueña de la radio en la que trabajaba y pidió que fuera de 30 minutos y que se realice para televisión. A partir de allí, Vindas encontró su nicho y su estilo.

Rodrigo Villalobos dijo que comenzó «al revés». A sus 13 años ya estaba frente a las cámaras en un medio tradicional, en el programa Recreo Grande, de amplia difusión. Villalobos contó que «se enfiebró» y todo comenzó a girar en torno a las grabaciones del programa sabatino. Se salió del colegio, que luego tuvo que terminar en institutos y a distancia. Tenía alta exposición, por lo que se fue generando un nombre reconocido. Estuvo en varias radios y decidió realizar su práctica profesional en Buen día, programa de Teletica Canal 7; allí se quedó trabajando varios años.

“Me gustaba mi trabajo, pero era muy abrumador”, relató Villalobos.

No había espacio para hacer notas diferentes, aunque varias veces lo hizo y salieron al aire. Su particular estilo, con humor y desenfado se fue colando en la pantalla, pero ante un panorama cada vez más crítico en los medios tradicionales, finalmente prescindieron de sus servicios. Las inquietudes más creativas de Villalobos no tenían lugar en la pantalla.

 

El valor de la Universidad

Fernández, Vindas y Villalobos recuerdan las aulas universitarias con cariño. Coinciden en que hay valores, conocimientos y destrezas que la universidad le da a quienes pasan por sus aulas y que no cualquier persona que se enfrenta a una cámara o a un medio lo tiene.

Para Ariana Fernández, “los periodistas tenemos la responsabilidad como comunicadores. El peso y la responsabilidad de comunicar bien, real, de que lo que estas comunicando es verdadero y que no estamos mintiendo». Por eso, piensa la bloguera y autora especializada en moda, «uno de los factores más importantes si pasás por periodismo es que sentís esa responsabilidad, independientemente de si estás produciendo para 10 seguidores que para 20.000».

Rodrigo Villalobos agregó en el foro el tema de la ética y dice que «es vital». Para Villalobos «todos podemos comunicar; el punto es la calidad con la que comunico. ¿Por qué quiero comunicar? ¿A quien quiero comunicar?. Estos dos aspectos, «por qué» y «quién», insistió el periodista y presentador, «determinará cómo me comunico. “Los youtubers e influencers quizás no tienen claro para qué quieren comunicar y a quién, sólo quieren ser famosos», señaló.

Por su lado, Jorge Vindas explicó que hay una responsabilidad al comunicar. Su formación le ha dado herramientas para comunicar con credibilidad. “La credibilidad es la que me ha marcado y diferenciado de otras personas que hacen lo mismo que yo”, argumentó. A él lo contratan porque comunica con seriedad. “La credibilidad al final viene de todo el background que tengo, de mi formación como periodista».

Los tres coincidieron en que la formación en periodismo recibida en la Universidad San Judas Tadeo les dio ese valor agregado para hacer de sus carreras una de éxito y diferenciada para lograr un trabajo con responsabilidad.

 

Recomendaciones para nuevos periodistas

Además de mucho entretenimiento y anécdotas llenas de comedia y sorpresas (Villalobos y Vindas hablaron sobre cómo se fueron de Teletica y Fernández contó entretelones de sus estudios en España), la Universidad San Judas Tadeo pretendió con el foro dejar una recomendación a nuevos graduados que pretendan entrar en el mercado laboral.

Algunas de esas recomendaciones rondaron la pasión, la inquietud y el estilo propio.

Para Fernández lo más importante es «abrazar» lo que uno quiere comunicar. «Yo lo voy a decir muy a mi estilo: creo que uno tiene que abrazar demasiado lo que quiere comunicar, no importa si usted quiere escribir o producir sobre temas cristianos, temas políticos. Lo tiene que abrazar y lo tiene que sentir, porque la calidad de la comunicación de alguien que transmite con amor se percibe muy diferente a la que escribieron solo por escribir», enfatizó la comunicadora hacia el final del foro.

Para Villalobos lo principal es ser inquieto y siempre atento. “Tenga siempre el ojo abierto, el oído atento y la mente inquieta para buscar qué cosas quiere comunicar y que cosas necesitan ser comunicadas”. El también comediante de stand up enfatizó en que no importa el área, pero “hay muchas necesidades y para cada necesidad hay temas que necesitan ser comunicados”.

Vindas coincidió y agregó que el periodista debe ser fiel a su estilo propio y forjarse una voz, una imagen propia. “Tener su propio estilo, la forma como habla, la forma como piensa, tener su propio estilo es fundamental”, señaló el productor audiovisual. Además, el periodista debe buscar la excelencia, ser el mejor. “Capacitarse en todo: a nivel técnico, habilidades blandas, todo. Y siempre querer ser el mejor, pero siempre siendo buena persona y siempre ayudando a los demás. No se puede ser el mejor majando al que está abajo. Ser mejor no es por el ego, te obliga a trabajar más».

La hora y veinte minutos del webinar pasan sin darse cuenta con las anécdotas de los comunicadores. En el cierre, el subdirector académico Oscar Ureña citó a uno de los periodistas más importantes del siglo XX, RyszardKapuściński, polaco y corresponsal de guerra y levantamientos en muchos países. “Para ser buen periodista, primero hay que ser buen ser humano», dijo el profesor citando al periodista ya fallecido con un gran legado y agregó: «Eso es el ejemplo de lo que tenemos aquí», refiriéndose a los tres comunicadores que estudiaron en la Universidad San Judas Tadeo. «Gente bien formada, con mucho empuje y con unas ganas de trabajar increíbles», culminó